La luz de los Lumière

El cine no seria lo que es sin los LUMIERE

DESPUÉS DE LA MEDIA RUEDA

A unos metros de la Ópera Garnier de París, uno de los edificios más bellos de una ciudad que no hace falta decir que lo es, está el Café de la Paix, en uno de los miles de hoteles que llenan la capital de Francia. Cientos de transeúntes pasan delante de su fachada. Muy pocos se detienen a mirar la placa que, con timidez, adorna una de las paredes del lugar. Una prueba del olvido, esa característica tan humana que nos lastra.

En ese lugar, los hermanos Auguste y Louis Lumière proyectaron sus primeras películas hace ciento veinte años, usando el mismo aparato con que las filmaron. Un evento para celebrar. Todos los días no se inventa un arte…

Poco tiene que ver con el último color de cabello de la Kardashian, el destino de One Direction sin Zain Malik o el precio de los relojes inteligentes de tus conocidos…

Ver la entrada original 150 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s